jueves, 16 de junio de 2016

SENTIDO Y SENSIBILIDAD




Me cuentan que cada primavera entregan en el centro de recuperación de animales salvajes a unos 60 pollos de cernícalos comunes. Anidan, cada vez más, en las ciudades; en balcones, jardineras, ventanas. Donde haya un hueco que les resulte seguro y protegido.
Me cuentan que hay personas que no quieren a “esos bichos”, que hay vecinos que amenazan con matarlos porque “manchan todo”, pían y molestan, porque, en fin, son sólo pájaros y hay muchos.
Respeto a quien eso hace. Respeto a quien no le gustan los animales, no es obligatorio que te gusten, aunque sea delito su maltrato, su abandono, la crueldad con ellos. Sean perros o gatos, sean pájaros o hámsteres. Viven con nosotros en nuestro mundo. Lo mejoran en la mayoría de los casos; acompañan, consuelan, maravillan.
Pero hace falta sensibilidad para que algo te maraville y de eso parece que vamos teniendo poco. O nada. Y sentido común para entender que se trata de equilibrios casi mágicos, que si hay plagas de ratones o topillos nacerán más rapaces que los cazan y se alimentan con ellos. Que si no hubiera murciélagos nos comerían los insectos (oh, qué miedo el mosquito tigre), que cada bicho tiene una razón de ser y estar y existir.
Y aquí somos, estamos y existimos los del cerebro más desarrollado, sin entender nada de esos equilibrios imprescindibles para nuestra propia supervivencia.
Y si no nos conmovemos siquiera con cientos de niños ahogados en el Mediterráneo, abusados, sometidos, sojuzgados, sin refugio, pedir que nos conmueva un animal es para nota. Para suspendernos en humanidad, que no es asignatura pero debería.
Nosotros, los humanos. Nosotros que matamos por placer o para colgar cadáveres en las paredes. Trofeos, dicen. Claro. Premios a la estulticia, la ceguera y la soberbia.
Nosotros que estamos dejando sin futuro a la vida sobre la Tierra a una velocidad desconocida en la historia del mundo.

Nosotros, los inhumanos.

2 comentarios:

Toño González dijo...

Muy bueno el comentario. El resumen final, los inhumanos.

A.Ruiz dijo...

Muchas gracias por leerlo.